Inicio. Cirugía plástica Contacto Dr. Arquero Preguntas frecuentes de Cirugía Estética Buscar en cirugía plástica
Glosario de Cirugía plástica Portuguêse English version

CIRUGÍA ESTÉTICA

   

El resultado de la cirugía


 

Creo interesante explicar las diferencias existentes entre un buen resultado, un resultado insatisfactorio, el mal resultado, las complicaciones y las secuelas.

Un buen resultado

El buen resultado llena de satisfacción tanto al paciente como al cirujano. No importa que pueda ser necesario más tarde realizar algún pequeño retoque para mejorar una cicatriz, o algún otro detalle menor, lo fundamental, es que los dos son felices. No cabe duda de que los resultados dependerán, en gran medida, de las condiciones iniciales existentes, es decir, no se puede esperar lo mismo de un estiramiento facial en un hombre de 40 años que en uno de 70, ni en la abdominoplastia de una mujer obesa o de una delgada. Cuando se han establecido claramente las perspectivas de la operacion, tanto unos como otros quedarán satisfechos.

Por otra parte, cabe diferenciar una cirugía seriada o previamente planificada en varios tiempos quirúrgicos, (primero realizar un lifting de la parte superior de la cara y posteriormente, de la parte inferior) de lo que es un retoque. Por ejemplo, en la rinoplastia no es infrecuente la necesidad de retocar la cirugía inicial. Las causas son múltiples e incluyen, las peculiaridades de la cicatrización, las limitaciones de los propios tejidos del paciente, la falta de entendimiento entre lo que, el o la paciente desea, y lo que el cirujano propone, y como no, depende de la pericia del propio cirujano.

 

Un resultado insatisfactorio

Como resultado insatisfactorio podemos considerar aquel que, si bien, técnicamente es correcto, no ha conseguido ofrecer lo esperado. Normalmente se debe a una deficiente comunicación entre el paciente y el cirujano, a que los criterios estéticos de ambos no coinciden, o bien, a que el paciente no reunía las condiciones psíquicas o emocionales adecuadas para la cirugía.

Ejemplo de ello es una nariz perfecta pero muy pequeña en una cara grande, una nariz femenina en un hombre... Como ejemplo típico del caso que no debe ser intervenido, es el de aquellos pacientes que no se operan para mejorar un aspecto determinado de su físico, sino, para conseguir con ello mejorar una relacción afectiva deteriorada. Como es lógico, la cirugía nunca podrá solucionar sus problemas, y el resultado será insatisfactorio.

 

Un mal resultado

Un mal resultado es aquel que presenta evidentes defectos, fruto de deficiencias conceptuales o técnicas. Lo primero, y quizá lo más difícil, como en todo acto médico, es el diagnóstico: es fundamental un análisis acertado del problema para poder corregirlo. Una vez decidido cómo se va a proceder, es necesario que la realización sea llevada a cabo de forma adecuada.

Es propio de los senos operados por quien no está debidamente capacitado, que en las reducciones queden grandes asimetrías, o que las areolas estén mal colocadas, o en general formas y volúmenes antiestéticos... En la cirugía de abdomen, que el ombligo quede fuera de su posición, o que sobren masas de tejido en los laterales de la cicatriz... Es también un mal resultado, la liposucción exagerada de una parte o la deficiente en otra, las irregularidades... La corrección suele exigir una nueva intervención.

 

   
Temas frecuentes en Cirugía plástica, estética y reparadora
Rinoplastia - Aumento de pecho - Liposucción - Párpados - Estiramiento cervico-facial - Aumento de labios
Orejas separadas - Ginecomastia - Anestesia - Estética sin cirugía - Diario de una operación
 
Inicio | Consejo Editorial | Sala de prensa | Enlaces | Info Legal-Privacidad | Mapa de la web
Contacto | Trabaja con nosotros | Búsqueda  
 Solicite consulta a través de nuestros teléfonos de lunes a viernes, de 10h a 14h y de 16h a 20h.
  CLÍNICA DE MADRID: 91 309 29 06 / Cl. Don Ramón de la Cruz, 33 - 1º Derecha. 28001 Madrid - España
CLÍNICA DE VIGO: 986 43 22 34 / Plaza de Compostela, 23 -1º D. 36201 Vigo - España

  © Dr. Pedro Arquero. Clínica de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora
  Última actualización