Inicio. Cirugía plástica Contacto Dr. Arquero Preguntas frecuentes de Cirugía Estética Buscar en cirugía plástica
Glosario de Cirugía plástica Portuguêse English version

CIRUGÍA DE LA REMODELACIÓN FACIAL

   

Perfiloplastia


 

Para obtener el equilibrio de las proporciones se han intentado multitud de artilugios, como el rinómetro o medidor de las dimensiones de la nariz de principios de siglo, sin embargo, sólo mediante la sensibilidad artística podemos acercarnos a la armonía natural en los resultados.Para obtener el equilibrio de las proporciones se han intentado multitud de artilugios, como el rinómetro o medidor de las dimensiones de la nariz de principios de siglo, sin embargo, sólo mediante la sensibilidad artística podemos acercarnos a la armonía natural en los resultados.
Bajo estos principios abordamos una de las facetas más interesantes de la cirugía estética: la posibilidad de modificar el rostro humano.
En la configuración del perfil intervienen líneas rectas, curvas, ángulos, salientes y entrantes.
El perfil depende de la forma y tamaño de la nariz, del volumen del mentón, de la curvatura y angulación de la frente, de las dimensiones y proyección de la boca y del ángulo y de la línea del cuello.

La nariz es la estructura más saliente y central de la cara que se equilibra con los extremos, el mentón y la frente. Sus dimensiones, aunque tienen un valor relativo con respecto a las otras partes y al todo, al mismo tiempo poseen un valor absoluto u objetivo, demostrable por estudios especiales que comprenden la fotografía, radiografía y cefalometría. A pesar de ello, sigue siendo la sensibilidad la que determina, en la mayoría de los casos, el tipo de alteración que presenta un rostro lo cual se confirma con las pruebas anteriores. La rinoplastia modifica su forma, tamaño y posición.

El mentón: cuando esta poco desarrollado se denomina hipomentonismo o retrognatismo y cuando es excesivamente prominente, hipermentonismo o prognatismo. Puede aumentarse o disminuirse mediante implantes y osteotomía (cortes en el hueso).

Los labios: existen diversas alteraciones que afectan a los labios: macroquelia (excesivamente grandes), microquelia (pequeños), fisuras (labios leporinos), atrofia (labio senil), labios finos...

Su tratamiento quirúrgico se denomina queiloplastia, si bien, con frecuencia utilizamos implantes cuando el deseo es aumentar su volumen, perfilar o equilibrar las proporciones entre el superior y el inferior. En estos casos es de suma importancia la disposición y tamaño de la dentadura.

Los maxilares: en la conformación del perfil interviene también el desarrollo de los maxilares, tanto del maxilar superior (maxila), como del inferior (mandíbula).

El ángulo cérvico-mandibular, es decir, el formado por la mandíbula y el cuello propiamente dicho, depende tanto de la estructura ósea como de la musculatura y de la grasa. En esta zona los músculos se insertan en un hueso denominado hioides, cuyo nivel de implantación modifica dicho ángulo: un hueso bajo hará que el ángulo, que en condiciones ideales se aproxima a los 90 grados, sea más abierto, llegando a ser una recta o incluso, en casos de gran obesidad, se transforme en una curvatura convexa.

El paciente

La Cirugía Estética trata las alteraciones de las formas del rostro: Las narices grandes o deformes, las orejas prominentes y otras deformidades faciales, son motivo de burla en niños y jóvenes, causando en quienes las padecen alteraciones de la personalidad y dificultades para relacionarse con los demás También trata las alteraciones de origen nasal que dificultan la respiración e incapacitan para los esfuerzos físicos: La desviación del tabique, la punta nasal caída, etc.

Es importante destacar que en la cirugía del perfil facial, frecuentemente, la modificación de las estructuras conlleva unas alteraciones en la propia imagen que pueden llegar a ser importantes y afectar a la personalidad. Es por eso que el paciente que se somete ha este tipo de cirugías ha de ser especialmente bien informado y estar preparado para aceptar los cambios sin perjuicio de su equilibrio psíquico. Es decir, ha de ser una persona mental y físicamente sana.

Es frecuente, no obstante, que los desequilibrios anatómicos no se correspondan con la intensidad de las repercusiones psicológicas que conllevan. La comprensión de la estructura psíquica del paciente es de suma importancia para evitar operar a quien presenta unas expectativas que no se correspondan con los resultados previstos: pequeñas deformidades pueden tener indicación quirúrgica en pacientes de psiquismo normal mientras que, incluso, las importantes pueden estar desaconsejadas en individuos emocionalmente desequilibrados.

Por otra parte, no olvidemos que la nariz presenta una evidente influencia hereditaria, familiar y racial, cuyos rasgos se enfrentan con unos atributos de belleza arbitrarios y a su vez dependientes de múltiples factores sociales.

No cabe duda que por encima de éstos ha de prevalecer la satisfacción del propio individuo con su fisionomía: haz de tus defectos tus mayores virtudes es una máxima eficaz, aunque desgraciadamente no siempre válida. Por último, una nariz es normal cuando además de guardar ciertas proporciones se encuentra en armonía con las demás estructuras de la cara.

A veces algún paciente acude al cirujano plástico insatisfecho con la nariz que Dios le dio, saque del bolso un recorte de revista con la foto de una persona famosa y, dejándolo cuidadosamente sobre la mesa diga: "¡Doctor, a mí me gustaría tener una nariz así!"

Infelizmente y en realidad, no es fácil reproducir un tipo de nariz determinado. Es más, muchas veces esto es imposible debido a las limitaciones impuestas por las características de la nariz en cuestión: una piel gruesa y unos cartílagos fuertes impedirán conseguir una nariz fina y delicada.

De todas formas, lo más importante sigue siendo el entendimiento entre paciente y cirujano para, entre ambos, elegir el tipo de nariz más adecuado a las particularidades del rostro. Esto puede necesitar más de una consulta, pues es fundamental estudiar detenidamente cada caso y aclarar cualquier duda antes de la intervención.

 

 

 Bibliografía

• González-Ulloa, M.: A Quantum method for the appreciation of the morphology of the face "Plast. Deconstr. Surg." 34,3 (1964).
• González-Ulloa, M.: Quantitative principles in cosmetic surgery of the face (profileplasty)."Plast.Reconstr.Surg". 29,2 (1962).
• González-Ulloa, M.: Integral correction of human profile "J.Int.Coll.Surg."36:364 (1961).
• González-Ulloa, M.: Basic study in preparation for profileplasty. "Transact". II Cong.Int.Soc.Plast.Surg. London (1959).
• Cinelly J.A.: Correction of combined elongated nose and resseced nasolabial angle. "Plast.Reconstr.Surg.". 21, 2:(1958).

   
Temas frecuentes en Cirugía plástica, estética y reparadora
Rinoplastia - Aumento de pecho - Liposucción - Párpados - Estiramiento cervico-facial - Aumento de labios
Orejas separadas - Ginecomastia - Anestesia - Estética sin cirugía - Diario de una operación
 
Inicio | Consejo Editorial | Sala de prensa | Enlaces | Info Legal-Privacidad | Mapa de la web
Contacto | Trabaja con nosotros | Búsqueda  
 Solicite consulta a través de nuestros teléfonos de lunes a viernes, de 10h a 14h y de 16h a 20h.
  CLÍNICA DE MADRID: 91 309 29 06 / Cl. Don Ramón de la Cruz, 33 - 1º Derecha. 28001 Madrid - España
CLÍNICA DE VIGO: 986 43 22 34 / Plaza de Compostela, 23 -1º D. 36201 Vigo - España

  © Dr. Pedro Arquero. Clínica de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora
  Última actualización