Otros servidores Arquero

Retirada de implantes

La retirada de implantes mamarios que han sido colocados por motivos estéticos o reconstructivos es una operación quirúrgica. Las prótesis han de ser cambiadas de forma preventiva, antes de que el desgaste rompa su cobertura, o de forma terapéutica, cuando se han roto o cuando son de productos desaconsejados, como es el caso de las prótesis de soja o los implantes mamarios de la marca PIP. Puede realizarse como procedimiento aislado o en combinación con otras técnicas como:

  • Extirpación del tejido cicatricial que rodea la prótesis.
  • Biopsia mamaria.
  • Extracción de gel de silicona fugado del implante.
  • Aumento mamario secundario.
  • Elevación mamaria (mastopexia).

Los implantes que están dañados o rotos no pueden repararse, por lo que se recomienda reemplazarlos o su retirada definitiva.

Existen opciones en cuanto al tipo de anestesia (general o local), y respecto al tipo de prótesis elegido para la sustitución de la prótesis mamaria existentes. La única forma alternativa a este tratamiento o procedimiento consistiría en no llevar a cabo la retirada del implante o procedimientos adicionales.

Riesgos de la cirugía para la retirada de implantes mamarios

Esta, como cualquier otra intervención o procedimiento quirúrgico, entraña un cierto grado de riesgo y es importante que usted comprenda las posible complicaciones asociados a la cirugía para la retirada de implantes mamarios.

La decisión individual de someterse a una intervención quirúrgica se basa en la comparación del riesgo con el beneficio potencial. Aunque la mayoría de las mujeres no experimentan las siguientes complicaciones, usted debería discutir cada una de ellas con su cirujano plástico para tener certeza que ha comprendido los riesgos, complicaciones potenciales y consecuencias de la retirada de los implantes.

  • Hemorragia: Es posible, aunque infrecuente, experimentar un episodio de sangrado durante o después de la cirugía. Si ocurre una hemorragia postoperatoria, puede requerir tratamiento de urgencia para drenar la sangre acumulada, o transfusión de sangre. No debe tomar aspirina o medicación anti-inflamatoria desde 10 días antes de la cirugía, puesto que pueden aumentar el riesgo de hemorragia.
  • Infección: La infección es infrecuente tras este tipo de intervención. Si ocurre una infección, el tratamiento puede incluir antibióticos o cirugía adicional.
  • Cambios en la sensibilidad del pezón y la piel: Las mamas estarán doloridas tras la cirugía, y puede experimentar cambio en la sensibilidad de los pezones. Esta situación se resuelve habitualmente en 3 ó 4 semanas. Es raro tener disminución en la sensibilidad, pero es más fácil que ocurra la disminución o pérdida de la sensibilidad del pezón si se necesita una disección quirúrgica extensa para extirpar tejido cicatricial o gel de silicona liberado de un implante roto.
  • Cicatriz cutánea: Aunque es de esperar una buena cicatrización después del procedimiento quirúrgico, pueden darse cicatrices anormales tanto en la piel como en los tejidos profundos. La cicatrización excesiva es infrecuente. Pueden necesitarse tratamientos adicionales, incluyendo cirugía, para tratar la cicatrización anormal.