Otros servidores Arquero

La intervención

08_mastopexcirugiaDiferentes etapas de la intervención para elevar los senos o mastopexia: A: Cálculo de la posición del pezón. B: Dibujo de la piel a resecar (técnica de Liacyr Ribeiro). C: Marcación de un colgajo dermograso de base inferior. D: Visión de la glándula despegada y del colgajo. E: Movilización y sutura del colgajo en la aponeurosis del músculo pectoral. F: Resultado después de la sutura con cicatriz reducida en T.

La intervención se practica con anestesia general, dura entre 2 y 4 horas, dependiendo de cada caso, y exige hospitalización de 24 h. Transcurrido este tiempo se revisa la cura y si no surgen problemas la paciente puede irse a su casa con un leve vendaje de esparadrapo antialérgico y el sujetador apropiado para el período de postoperatorio.

La operación se realiza con una perspectiva de futuro y no pensando en la apariencia inmediata a la cirugía. Los senos, muy cónicos y elevados inmediatamente después de la intervención se relajan ligeramente y toman una forma natural, suavemente perfilada: normalmente tienden a extenderse a lo ancho levemente, y la aréola y el pezón a desplazarse hacia arriba.

Cuando se reinterviene un pecho ya operado se denomina mamoplastia secundaria, y supone una corrección de las alteraciones que pudieran haber aparecido.

Lo más común son los defectos en la cicatriz, aunque también son relativamente frecuentes los desequilibrios en la forma, el tamaño y la simetría, tanto de los senos como de la aréola y del pezón. Cuando estos defectos adquieren importancia se justifica una nueva intervención.

En todo caso, lo más adecuado es que sea el mismo cirujano plástico quien corrija las imperfecciones que pudieran aparecer. Es por esto que la relación ha de ser de plena confianza por parte del paciente.

Ni que decir tiene que la mamoplastia es un intervención delicada, tanto técnica como estéticamente y que exige de su autor ciertas aptitudes y experiencia.