Otros servidores Arquero

La intervención

Siempre se realiza una historia clínica encaminada a descartar cualquier tipo de patología existente, destacando el estudio de la glándula mamaria. Se practican los análisis habituales, se toman las fotografías y se aclaran todas las dudas que tenga la paciente, y se comenta y firma el consentimiento informado.

08_reduccion mamaria_la _intervencion

Diferentes etapas de la reducción mamaria con la técnica clásica de Pitanguy. A: Cálculo de la posición del pezón. B: Dibujo de la piel a resecar C: Incisión de la piel y maniobra para desepitelizar la zona periareolar. D: Resección de la glándula y piel del polo inferior de la mama. E: Visión lateral del tejido mamario que queda. F: Resultado después de la sutura con cicatriz en T. En la actualidad nosotros utilizamos una modificación de dicha técnica que nos permite reducir la cicatriz horizontal de manera que ésta siempre quede oculta por el polo inferior de la mama al caer.

Normalmente la intervención de reducción mamaria se lleva a cabo bajo anestesia general, dura alrededor de 4 horas, dependiendo de cada caso, y exige hospitalización de 24 h. Transcurrido este tiempo se revisa la cura y si no surgen problemas, la paciente puede irse a su casa con un leve vendaje de esparadrapo antialérgico y el sujetador apropiado para el período de postoperatorio.La operación consiste en la resección o retirada del exceso de piel y glándula, en el modelado del nuevo volumen con la forma deseada, y en adaptar las areolas al tamaño y situación adecuada.

El resultado depende no sólo del cirujano sino también de las características de las mamas en cuestión: existen limitaciones impuestas por el tipo de piel, de glándula y el tamaño de ésta.

Como todo corte deja cicatriz, es natural e inevitable que ésta intervención también las deje. Lo que siempre procuramos es hacerlas lo más pequeñas y más imperceptibles posibles, para lo cual utilizamos técnicas apropiadas y las colocamos en lugares estratégicos.

Dependiendo de la técnica varía su disposición y forma, aunque lo habitual es una cicatriz alrededor de la areola que desciende, de manera vertical u oblicua, para continuar a nivel del pliegue submamario, en forma de T invertida o de L. Cuanto mayor es el tamaño y la caída, mayor las dimensiones de la cicatriz.

Actualmente hemos reducido de manera importante las dimensiones de la cicatriz tradicional pudiéndose llegar, en algunos casos, a una cicatriz limitada a la areola: mamoplastia periareolar.