Otros servidores Arquero

La intervención

1494_paginaPaciente de 40 años de edad sometida a blefaroplastia superior e inferior. En las fotografías post-operatorias con los ojos abiertos debemos comprobar que la operación no afecta la posición del borde palpebral inferior -no aparece ningún tipo de ectrópio ni redondez en su parte externa (ojos tristes)- y las prácticamente inapreciables cicatrices. En la de ojos cerrados valoramos tanto la calidad de las cicatrices en los párpados superiores -que quedan ocultas al abrir los ojos- como la normal y completa oclusión palpebral.

Por regla general empleamos anestesia local con sedación, cuando sólo se realiza la cirugía de los párpados, o bien, anestesia general, cuando la cirugía es mayor. La blefaroplastia tiene una duración de aproximadamente hora y media o dos horas, y puede ser llevada a cabo con carácter ambulatorial, o sea, el paciente no necesita quedar internado en el hospital.

La cirugía consiste en retirar el exceso de piel en los párpados, superior, inferior o ambos, y en retirar el exceso de bolsas cuando estas existan. Un buen diagnóstico preoperatorio es fundamental para tratar exactamente lo que el paciente presente, pues para cada paciente existe una cirugía.

Después de la cirugía es normal el edema de los párpados y una ligera equimosis (moratones) en las partes más declives. Puede durar de quince a 20 días, a pesar de lo cual, después del 7º día suele ser tan insignificante que con un poco de camuflaje puede pasar desapercibido.

La duración del tratamiento varía dependiendo de las características de la piel y de los cuidados que se le otorguen. La piel continuará su proceso involutivo aumentando su flacidez de la misma manera que si no hubiese sido operada, y las bolsas, pueden, al cabo de algún tiempo, volver a aparecer, a pesar de que no es frecuente. En definitiva, la duración, lo mismo que para el lifting facial, podemos colocarla en 10 años, claro que siempre depende del nivel de exigencia del paciente.