Otros servidores Arquero

Cuidados antes y después

0578lEn la fotografía presentamos el estiramiento de la cara y del cuello en una paciente de 53 años con caída de todas las estructuras faciales y pérdida de los pómulos, de la línea mandibular y del ángulo cérvico-mandibular. Fue sometida a un lifting completo cérvico-facial y frontal endoscópico, además de blefaroplastia, dermoabrasión perioral y aumento de labios.

Cuidados antes de la intervención

  • Durante los días anteriores es conveniente utilizar un jabón germicida, tipo Lactacyd, para lavar todo el cuerpo especialmente la cabeza.
  • No tomar aspirinas, u otros medicamentos que contengan salicilatos, durante dos semanas antes y dos semanas después de la Cirugía, pues éstos medicamentos pueden dificultar el proceso de coagulación.
  • Es especialmente importante no fumar durante tres semanas antes y tres semanas después de la Cirugía: la nicotina altera la microcirculación de la piel y puede perjudicar seriamente el resultado.
  • Deberá traer un pañuelo para cubrir la cabeza y unas gafas oscuras para el momento de salir de la clínica.

Cuidados después de la intervención

DEBE SABER:

  • Después de la intervención colocamos un vendaje alrededor de la cabeza. Este se revisa a las 24 horas y se retira definitivamente el 2º día. A partir de ese momento deberá lavarse diariamente el pelo con champú neutro, masajeando suavemente las cicatrices con la yema de los dedos.
  • Los drenajes se retiran a las 24 – 48 horas.
  • Las suturas se retiran progresivamente entre la primera y la segunda semana. En las zonas de pelo colocamos grapas que se dejan entre 10 y 15 días.

ES NORMAL:

  • Edema o hinchazón de la cara de leve a moderado. Este aumenta durante los tres primeros días y disminuye a partir de ese momento, siendo mínimo después de dos o tres semanas.
  • Que aparezca alguna secreción en las cicatrices durante las primeras 48 horas.
  • Cierto grado de malestar y de tirantez en la cara: esto se debe a la tracción ejercida sobre los músculos a la cual se le suma el edema. No se preocupe, espontáneamente cederá en tres o cuatro semanas.
  • Que sienta su cara y su cuello duros, rígidos y tensos, mientras dura la inflamación, o que perciba nódulos o bultitos a cada lado de cara y cuello o debajo del mentón, que son debidos a las suturas internas.
  • Una disminución de la sensibilidad al tacto y sensación de acartona­miento o de hormigueo en la piel de la cara. La recuperación de la normalidad es progresiva, siendo casi total alrededor de la sexta semana.
  • Que aparezcan asimetrías en la cara, ojos o cuello, debido a la posición al dormir y a las diferencias en el drenaje venoso y linfático.

ES IMPORTANTE:

  • Evitar los espejos, pues no se reconocería y tendría la desagradable sensación de sentirse extraña. No se inquiete, su aspecto no es más que transitorio, e irá mejorando día a día.
  • Descansar o dormir con la cabeza y espalda ligeramente elevadas, procurando mantener la cabeza bien erguida sin doblar el cuello ni hacia los lados ni hacia abajo. Para esto puede ser conveniente la utilización de una pequeña toalla enrollada y colocada debajo del cuello, y sujeta por un pañuelo.
  • Masajear suavemente la cara y el cuello, en dirección hacia la oreja de cada lado con las cremas recomendadas en cada momento. Es preferible que sea su esteticista quien le realice un drenaje linfático, o le aplique métodos que aceleran el proceso de cicatrización: Láser, ultrasonidos, etc. siempre que se haya puesto en contacto con nosotros y no utilice ningún método que produzca calor.
  • Alimentación rica en proteínas y vitaminas. Deben evitarse alimentos que exijan una masticación excesiva durante la primera semana.
  • No fumar ni tomar bebidas alcohólicas durante dos semanas.
  • Lavar el pelo todos los días, empleando un champú neutro, teniendo el cuidado de secar bien las cicatrices con aire frío.
  • Evitar la exposición al calor y no tomar el sol en la cara durante seis semanas.
  • No emplear sustancias irritantes como tintes para el pelo hasta cuatro semanas después de la cirugía. Puede maquillarse suavemente después de la primera semana y utilizar cremas hidratantes y tónicos cutáneos sólo cuando sean indicados.
  • No realizar ejercicios violentos durante cuatro semanas.
  • Realizar un tratamiento de Peeling una vez hayan transcurrido, como mínimo, tres meses de la intervención.
  • No fijarse en los pequeños detalles, sino en la mejoría general de su aspecto. Esto le hará sentirse más segura, feliz y satisfecha, y le permitirá esperar con más tranquilidad el tiempo necesario para que las imperfecciones se hayan resuelto y el momento del resultado sea el óptimo.
  • Finalmente, saber que el resultado ha de ser natural y no debe dejar estigmas que delaten el paso por quirófano. Un lifting rejuvenece pero no modifica ni la cara ni la expresión.

La correcta observación de estas recomendaciones y cuidados nos proporcionará un postoperatorio más tranquilo y confortable. Además, el resultado estético depende, en gran parte, de los mismos. Ante cualquier duda póngase en contacto con nosotros.