Otros servidores Arquero

Secuelas estéticas

06_estir_sec106_estir_sec206_estir_sec306_estir_sec4Para el tratamiento del cuello no siempre es necesario recurrir al estiramiento cutáneo gracias a la capacidad elástica de la piel que permite una cierta retracción. En el primer caso: paciente de 39 años con grasa acumulada en el cuello, leve flacidez cutánea y pérdida del ángulo cérvico-mandibular fue suficiente realizar una lipoescultura en el cuello y mínimamente en la cara, mientras que en la segunda paciente (42 años) tuvimos que añadir el tratamiento de la musculatura para obtener el ángulo deseado

Las secuelas estéticas ocupan un importante papel en nuestra especialidad y pueden ser provocadas por asimetría o alteraciones del tamaño, forma y posición de las diferentes estructuras. Los estigmas quirúrgicos son las alteraciones estéticas provocadas por la misma intervención y que delatan la existencia de cirugía.

  • En los párpados. Son específicas del párpado superior la ptosis y el prolapso de la glándula lacrimal. Comunes a ambos párpados la resección excesiva o insuficiente de piel o bolsas, las bridas, retracciones de la cicatriz y las alteraciones del contorno del borde palpebral, como la rotación marginal. Pueden aparecer en el párpado inferior el redondeamiento del extremo lateral del borde palpebral, la esclera evidente, el ectropio y el entropio.
  • Cérvicofaciales. Defectos en el contorno de la cara y cuello, alteraciones en la expresión y dificultades en los movimientos. Irregularidades en la superficie como abultamientos, hundimientos y líneas. En el cuello, cadaverización por excesiva retirada de grasa submandibular, adherencias, fibrosis musculares y persistencia de las bandas platismales.
  • En la oreja. El más común de los estigmas en la ritidectomía es la pérdida de definición del lóbulo provocada por la retracción del colgajo cervical. Es también frecuente la pérdida del trago y el desplazamiento anteroinferior del pabellón auricular o, incluso, la rotación anterior y producción de oreja en asa, especialmente del tercio superior.
  • En el cuero cabelludo. Las alteraciones más frecuentes son la caída transitoria del cabello y la alopecia definitiva. En las intervenciones de pacientes con gran flacidez, y si no se toman las consideraciones oportunas, encontraremos la pérdida de la patilla o el escalón occipital por elevación excesiva del colgajo piloso. Son un estigma habitual las cicatrices prepilosas evidentes, la elevación excesiva de la línea de implantación del cabello al nivel frontal y el aumento de la distancia de la ceja a la línea temporal pilosa.
  • Las cejas. La elevación exagerada y las asimetrías son las alteraciones más importantes. En caso de existir blefaroplastia previa o de realizarse simultáneamente al lifting frontal puede provocar dificultad temporal o definitiva para cerrar los párpados o lagoftamo.