Otros servidores Arquero

Ptosis palpebral

1288_paginaPtosis palpebral congénita. Se evidencia la imposibilidad para la apertura normal de ambos párpados superiores y su corrección después de la operación.

La gravedad de las alteraciones congénitas de la región orbitaria oscila desde las grandes malformaciones craneales hasta las leves anormalidades en la posición de los plieges de los párpados, o el tamaño e inclinación de la hendidura palpebral.

De todas las patologías congénitas la más frecuente es la ptosis palpebral, que consiste en la incapacidad de elevar a su posición normal el párpado superior, aunque también pueda ser debida a accidentes y enfermedades neuromusculares, principalmente.

El músculo elevador del párpado, muy débil y delicado, tiene la función de levantar y plegar el párpado, permitiendo la entrada de luz en el ojo. Para darnos una idea de la falta de potencia muscular pondremos como ejemplo que el peso de una cerilla ocasionaría, en algunos minutos, fatiga suficiente como para que provocase una caída por debajo de su posición normal, es decir, el borde superior de la pupila.

La ptosis palpebral, uni o bilateral, da al semblante un aspecto de cansancio que se acentúa aún más cuando el que lo padece es un niño. En los casos graves de esta enfermedad podemos observar que el paciente levanta las cejas o, incluso, echa ligeramente la cabeza hacia atrás. Al levantar las cejas, gracias al funcionamiento exagerado del músculo frontal, se está provocando una ascensión compensatoria del párpado, lo que favorece una mejor visión.

El tratamiento dependerá de la causa y en especial, del grado de la afección: en los casos más benignos y cuando el músculo tiene capacidad de elevación puede ser suficiente con acortar el tendón del músculo elevador; en los más complejos habrá que recurrir a la utilización de una aponeurosis (membrana que recubre los músculos), que, a modo de polea, una el tarso (lámina fibrosa que da consistencia interna a los párpados) con el músculo frontal. La contracción de éste último provoca una elevación de la ceja y con ello, la ascensión del párpado.