Otros servidores Arquero

Tratamiento de cicatrices

1593_paginaPaciente que presenta una cicatriz en la cara, a nivel de la mandíbula, que tratamos con resecciones parciales consecutivas hasta la práctica desaparición de la misma.

El tejido cicatricial puede ser eliminado por resección, cubierto mediante la regeneración de la piel de alrededor o sustituido por otros tejidos.

Si son poco importantes puede ser llevada a cabo la dermoabrasión de la superficie o el peeling con láser de CO2, para que la reepitelización cubra de alguna manera la superficie visible y así disimularlas.

Cuando son de mayor tamaño, el tratamiento de elección consitirá en la resección, es decir, retirar el tejido cicatricial y suturarlas o juntar de nuevo los bordes.

Cuando esto es imposible caben dos alternativas:

  • Hacerlo en dos o más veces, de tal manera que la piel sana se va estirando lo suficiente como para poder eliminar por completo la separación de los bordes.
  • Colocar un expansor o bolsa de silicona debajo de la piel, que tiene una válvula por la que se va inyectando suero cada siete o 10 días. Al hinchar va distendiendo la piel hasta que la piel sobrante cubra la falta de tejido de la cicatriz.

Cuando su tamaño no permita la resección y aproximación de los bordes, hemos de recurrir a las técnicas de los injertos o de los colgajos.

En resumen, y como conclusión, es bueno tener presente que donde hay una cicatriz lo más que podemos hacer es rehacerla adecuadamente o bien disimularla, pero siempre habrá una cicatriz. cirugia cicatrices