Otros servidores Arquero

La simetría

02_simetriaComposición de tres rostros a partir de uno solo: derechos, normal e izquierdos

El cuerpo humano, como el de todos los vertebrados, posee una simetría bilateral característica (simetría axial o vertical), que consiste en que una parte del cuerpo se corresponde con la contralateral, es decir, que la parte izquierda del cuerpo es semejante a la derecha.

Pero esta simetría no es completa puesto que presenta órganos asimétricos, como el corazón o el hígado e, incluso entre las partes correspondientes, como las manos o los dos lados del rostro, no existe una simetría perfecta.

Esto es particularmente evidente si dividimos una fotografía de un rostro en dos mitades con una línea vertical. Al repetir cada una de las mitades de manera especular y juntarlas podremos comprobar que el nuevo rostro formado por la unión de las mitades del lado izquierdo se parece poco o muy poco al formado por la repetición de los dos lados derechos.

De la misma manera existe un lado predominante, normalmente el derecho (el izquierdo en zurdos), que es de mayor tamaño que el no dominante, detalle fácilmente comprobable si ponemos juntas nuestras propias manos y comparamos sus tamaños.

Biología de la belleza

La simetría y las proporciones nos trasmiten los ritmos del crecimiento y desarrollo de la naturaleza. En la naturaleza los animales escogen a su pareja por las características físicas, que van unidas a la habilidad de engendrar o de cuidar a las crías, y en el ser humano – indudablemente más complejo – a estos signos se añaden otros factores psicosociales.

No obstante, entre los rasgos físicos que determinan la elección y una característica que todos los humanos – independientemente del sexo o la edad – valoran a la hora de juzgar el atractivo de una persona es la simetría. Esta tiene relación con la belleza física y, según estudios recientes, con el atractivo físico y con la salud.

Nuestro cerebro está capacitado para detectar y considerar sexualmente atractivos aquellos estímulos corporales que son indicadores de un mayor potencial reproductor. Nuestros circuitos neuronales son el resultado de un proceso evolutivo, han sido diseñados por la selección natural para resolver los problemas a los que los humanos se han enfrentado a lo largo de su historia: encontrar pareja, conseguir alimento (cazando y recolectando), buscar aliados, defenderse de los enemigos, criar a los hijos, etc. Al parecer, la simetría corporal es un indicador de un buen sistema inmunológico, lo que reduce notablemente el riesgo de que el potencial padre caiga enfermo.

La asimetría

Si bien podemos considerar que cierto grado de asimetría es normal -tanto en el cuerpo como en el rostro- existen casos de verdaderas asimetrías las cuales, en determinadas ocasiones, son causa de importantes trastornos.

La asimetría facial leve es absolutamente normal y es normal tener un lado de la cara mayor que el otro, tanto a lo ancho como en lo alto, tener una ceja más alta, un párpado más bajo, la nariz o los labios algo desviados, etc. Estas asimetrías se deben a diferencias en el crecimiento de las estructuras óseas de cada lado y, en ocasiones, a la mayor o menor expresividad de cada lado de la cara.

Aunque pocas veces el grado de asimetría es tan importante que precise tratamiento, en raras ocasiones puede ser necesario recurrir a la cirugía cráneo-maxilo-facial y, más frecuentemente, podemos obtener una simetría adecuada mediante la utilización de implantes inyectables reabsorbibles, injertos de grasa o prótesis faciales sólidas.
La asimetría en la posición de las cejas puede ser corregida mediante un lifting endoscópico unilateral.

Las asimetrías corporales de poca intensidad también son normales. Las diferencias de tamaño de las dos partes del cuerpo suelen ser leves y únicamente provocan alteraciones aquellas que tienen una importancia considerable.
Una de las causas más serias de alteración del esquema corporal de las jóvenes es la asimetría de los senos (asimetría mamaria) que puede alcanzar grados tan severos como para que su corrección precise una reducción de una mama y la colocación de una prótesis en la otra.

De la misma manera, la colocación de prótesis de diferente tamaño puede compensar las asimetrías de volumen de los pechos, glúteos o gemelos.
Finalmente, la lipoescultura y los injertos de grasa son muy útiles para igualar ambos lados del cuerpo. azul