Otros servidores Arquero

La cirugía plástica

03_cirugiaplasticaPara mejor entender el terreno en el que nos movemos es importante comenzar definiendo las palabras que dan nombre a esta Especialidad, la Cirugía Plástica.

Etimológicamente ambas proceden del griego y significan, Cirugía: “obra de la mano”, Plástica: “capacidad de dar o modificar la forma”. Podemos decir, entonces, que la Cirugía Plástica es la terapéutica que mediante la actividad manual, y ayudada por instrumentos, modifica o da forma a los tejidos.

La Cirugía Plástica trata las alteraciones del rostro y del cuerpo y abarca dos aspectos o tipos de intervenciones complementarias que, aunque en muchas ocasiones es difícil establecer sus límites, difieren en su finalidad:

La Cirugía Plástica Reparadora, se ocupa de las deformidades congénitas y de las originadas por quemaduras, traumatismos, infecciones, tumores e intervenciones quirúrgicas mutilantes, procurando devolver el aspecto normal de las personas que han sufrido accidentes deformantes, reconstruir las partes del cuerpo destruidas por operaciones para el tratamiento de cáncer de mama o de la cara, cubrir la piel sin piel de los quemados, cerrar las escaras de los parapléjicos, tratar las cicatrices que impiden extender el brazo o la mano, abrir los párpados, rectificar la cara distorsionada por una parálisis facial y un largo etc.

La Cirugía Plástica Estética trata la causa de aquellos malestares que tienen su origen en cualquier alteración o deformidad física, procurando la satisfacción y el equilibrio del individuo con su propio cuerpo. Es decir, interviene sobre las formas naturales del cuerpo con el objeto de mejorarlas, embellecerlas o rejuvenecerlas.

Si por una parte creemos que la Cirugía Estética responde a unas determinadas demandas de la población, no por ello podemos pensar en extender su utilización indiscriminadamente. Sólo cuando el testigo de la balanza entre los beneficios y los riesgos se inclina por los primeros se justifica la intervención quirúrgica.

Minimizar los riesgos a través de exámenes preoperatorios rigurosos, un equipo quirúrgico bien preparado e instalaciones adecuadas es responsabilidad del cirujano. Es a él a quien cabe escoger, no sólo la técnica quirúrgica e ser empleada, sino también, e incluso, al propio paciente. Digo esto porque no es infrecuente encontrarnos con pacientes que presentan expectativas irreales y que no se beneficiarían con el buen resultado por mejor que ésta haya sido. Como es de imaginar, ante la frustración de ambos, paciente y cirujano, es mucho mejor evitar la intervención.

Por otra parte, y en última instancia, nos podemos preguntar cuál es la finalidad de la Cirugía Estética, pues, si se entiende perfectamente la función de la Cirugía Reparadora, destinada a corregir los defectos manifiestos, tan crueles para quien los padece, puede ser más difícil aceptar una cirugía que tiene como fin el bienestar, la belleza, la perfección, la juventud…

Cuando nuestra imagen exterior no encaja con la otra imagen, la interior, la del deseo, la que creemos se corresponde con nosotros mismos; cuando un defecto significa infelicidad, vergüenza, malestar, insatisfacción,… por qué no remediarlo, por qué tenemos que sufrirlo como si fuese un estigma ineludible? Todo ser humano, es más, todo ser, tiende al equilibrio. La Cirugía Plástica puede ayudar, en determinados casos, a recuperar dicho equilibrio.

Actualmente se considera patrimonio de la Especialidad el tratamiento quirúrgico de las quemaduras, úlceras, cicatrices y tumores cutáneos, deformidades congénitas o adquiridas craneofaciales, genitales y algunas de las extremidades, así como la cirugía reconstructora de las mutilaciones faciales y la cirugía puramente estética.

La creciente complejidad de la Especialidad ha inducido a que ésta se ramifique en varias subespecialidades. Incorporadas o en colaboración con otras especialistas, trabajan en equipos multidisciplinares, fundamentales para el tratamiento de ciertas patologías. La suma y combinación de los conocimientos de cada especialidad, y el adiestramiento técnico específico, son la clave para la obtención de mejores resultados.

Debido a esto, hoy podemos considerar como verdaderas especialidades dentro de la Cirugía Plástica: La Cirugía Cráneofacial, Cirugía de los Fisurados, Microcirugía, Cirugía Periorbitaria, Cirugía Reconstructora de los tumores, Cirugía de la Mano, Cirugía de los Genitales, Cirugía Plástica Pediátrica y la Cirugía Estética. azul

  • Bibliografía
    • Aston SJ, Beasley RW, Thorne CN. Grabbs and Smith’s Plastic Surgery. Philadelphia, Lippincott-Raven. 1997.
    • Berson, M.I.: Atlas of Plastic Surgery, p.295, 2nd Edition, Grune and Stratton, N.Y., 1963
    • Coiffman, F. Cirugia Plastica y estética. 2ª. Ediciones Científicas y Técnicas, S.A.Barcelona, 1994.
    • Converse JM, McCarthy JG, Brauer RO, Ballantyne DL. Transplantation of skin: grafts and flaps: In reconstructive Plastic Surgery. 2a, Saunders, Philadelfia, 1977.
    • Fomon S. Cirugía Plástica y Reparadora.. Ed. Labor, B. Aires. 1943.
    • Gelbke H, Stoffregen J. Cirugía Plástica y Reconstructora. Vol I. Ed. Toray, Barcelona, 1967Grabb W, Smith J. Cirurgia Plástica. Salvat Edit. Barcelona, 1984.
    • Grabb and Smith. “Plastic Surgery”. Little, Brown and Company. 4ª ed. 325-345, 1991.
    • Millard R. Principlization of Plastic Surgery. Little, Brown an Co. Boston, 1986.
    • Skoog T: Plastic Surgery. New Methods and Refinements. Philadelphia, WB Saunders, 1974.