Otros servidores Arquero

Historia de la cirugía plástica

03_historiaLos origenes

La cirugía plástica es una de las más antiguas prácticas de la cirugía. El papiro de Ebers (1500 a.c.) muestra que el trasplante de tejidos era practicado por los egipcios en el año 3500 a.c. Los Vedas, libros sagrados de la misma antigüedad, cuentan que tanto los colgajos como los injertos eran conocidos en la India. En el siglo VII a.c. Susruta describe unas técnicas para la reconstrucción de la nariz, oreja y labios que se realizaban en la India 2500 años a.c. Era costumbre castigar a los prisioneros de guerra, adúlteros y delincuentes con la mutilación de la nariz. La frecuencia del procedimiento hizo que se desarrollase un ingenioso método de reparar tal pérdida, que con algunas modificaciones, continúa utilizándose en nuestros días.

En aquel tiempo, los dedicados a tan habilidosa actividad eran los koomas o alfareros, que poseían el secreto de la manipulación de los tejidos vivos. Con la piel de la frente realizaban un colgajo, que giraban e incorporaban al resto de la nariz existente. Cuando el extremo distal había “pegado” al lecho receptor, seccionaban el pedículo y se devolvía el excedente a su lugar de origen. De la India estos conocimientos se transmitieron a Persia y Arabia y más tarde, a Grecia e Italia.

Los orígenes de la cirugía estética no son más recientes. Todavía es posible encontrar civilizaciones que sobreviven en la prehistoria y en las que descubrimos prácticas quirúrgicas primitivas cuya finalidad es el embellecimiento. En ciertas tribus del Brasil consiguen la expansión del labio inferior mediante la colocación de discos de diametro creciente aplicados a una incisión realizada en el límite del vermellón del labio. En África y Oceanía es frecuente la expansión del lóbulo de la oreja. Otras tribus africanas realizaban cortes superficiales en la piel, que combinados, resultan en artificiosos decorados gracias a la enorme tendencia que tienen las personas de piel oscura a la cicatrización con queloide. La perforación de la nariz y de la oreja, no han dejado de tener un cierto contenido estético aún en nuestros días.

En el siglo I, Celso, en su libro “De Medicina” escribe sobre el transplante de tejidos. Galeno (S.I-II), médico griego emigrado a Roma daba instrucciones precisas de como curar los defectos de la cara. Sus escritos unían la magia a los conocimientos científicos. Con la caída del Imperio Romano Occidente perdía estas prácticas quirúrgicas.

La Edad Media

03_historia_mediaDurante la Edad Media no se hizo el menor adelanto en cirugía. Incluso, en el siglo XIII, el Papa Inocencio III prohibió a los eclesiásticos la práctica de las operaciones quirúrgicas y más tarde, fue considerada indigna para los médicos, y su práctica relegada a los cirujanos inferiores.

En esta época es la cultura árabe quien mantiene la Medicina en su más elevado nivel. Abulcasis (Abul´l-Qasim al Zahrawi) debe su nombre a la ciudad de Medinat al-Zaharawi, próxima a Cordoba, y vivió en el siglo XI. Su obra al-Tasrif revive y enriquece el arte de la cirugía enseñado por los antiguos maestros, desde Paulos Aegineta a Hipócrates.

En 1492, “un tal Branca, doctor para heridas” reintroduce en Catania el antiguo método indio para la reparación de los defectos en la cara. Pero fue Gasparo Tagliacozzi, (S. XVI) profesor de anatomia en la Universidad de Bolonia, el primero en describir, científica y fisiologicamente, la realización de un colgajo del brazo para la reconstrucción de la nariz. Atacado por los teólogos de su tiempo, acusado de interponerse a la obra de Dios y atribuyendo sus éxitos a la gracia del diablo, esta cirugía fue abandonada hasta el siglo XVIII. En este tiempo, la Compañía Inglesa de las Indias Orientales transmitió la noticia de la reconstrucción de nariz realizada en un soldado indio que servia en el ejército inglés. Desde ese momento el antiguo método indio de los colgajos fue utilizado en Europa y América.

Durante la Primera Guerra Mundial estos conocimientos evolucionan, se sistematizan y se abren nuevas perspectivas para el desarrollo de las técnicas reparadoras y de la incipiente cirugía estética.

La cirugía estética nace como tal en las manos de un cirujano alemán, Jacob Joseph, quien en 1896 realiza la primera intervención para corregir las orejas separadas (orejas en soplillo) de un niño. En 1899, “un hombre con nariz como un pico de águila” se le presenta en el consultorio buscando remedio para su pena. Después de un tiempo de estudios, Joseph aceptó realizar la operación. En esta ocasión la cicatriz fue realizada en el dorso de la nariz, el resultado satisfactorio y asombrosa la transformación del paciente.

El Siglo XX

03_historiaxxEn el año 1904 Joseph relata 43 casos de rinoplastias (cirugía de la nariz), 30 en hombres y 13 en mujeres, describiendo su nuevo método, realizado a través de incisiones internas, y el instrumental quirúrgico diseñado para ello. Paradógicamente, es de destacar que los pacientes pioneros de la cirugía estética en su mayoría fueron los hombres.

La primera cirugía para corregir las arrugas de la cara fue realizada por Lexer en el año 1906. Morestín, Joseph, Passot, Duformentel, contribuyen con aportaciones propias y son los padres de la actual cirugía estética.

La primera generación corresponde a la época de entreguerras y Segunda Guerra Mundial, siendo los hombres más importantes: Guillies y McIndoe en Inglaterra, Aufrich y Safian en Estados Unidos, y Caloé y Suzanne Noel en Francia. Esta última, ardiente feminista, practicó la cirugía estética desde finales de la guerra hasta 1954.

A la segunda generación corresponden nombres como Converse, Thomas Rees, Ralph Millar, Ivo Pitanguy, etc.

Las siguientes generaciones, formadas sobre la experiencia de estos maestros, son las que hoy día realizan sus actividades en el extenso campo de la cirugía plástica.

Actualmente se considera patrimonio de la Especialidad el tratamiento quirúrgico de las quemaduras, úlceras, cicatrices y tumores cutáneos, deformidades congétitas craneofaciales, genitales y algunas de las extremidades, asi como la cirugía reconstructora de las mutilaciones faciales y la cirugía puramente estética.

La creciente complejidad de la Especialidad ha inducido a que ésta se ramifique en varias subespecialidades.

Incorporadas o en colaboración con otros especialistas, trabajan en equipos multidisciplinares, fundamentales para el tratamiento de ciertas patologías. La suma y combinación de los conocimientos de cada especialidad y el adiestramiento técnico específico, son la clave para la obtencion de resultados.

Debido a esto, hoy podemos considerar como verdaderas especialidades dentro de la cirugía plástica, la cirugía de los fisurados, la microcirugía, la cirugía periorbitaria, la cirugía reconstructora de los tumores, la cirugía de la mano, la cirugía de los genitales, la cirugía plástica pediátrica y la cirugía estética. azul